Unos hackers roban 1.000 millones de dólares a los bancos

Escrito por Luis Torroba
Seguridad
1

Según un informe de Karspersky Lab un grupo multinacional de ciberdelincuentes ha robado 1.000 millones de dólares de 100 bancos distintos en todo el mundo, algo sin precedentes hasta la fecha. Además de la cantidad, lo sorprendente del caso es que se lo han robado directamente a los bancos, no a los clientes como es lo habitual.

La compañía de seguridad rusa está trabajando junto con la Interpol, Europol y las autoridades de diferentes países para tratar de saber más datos sobre esta nueva forma de robar dinero a los bancos, ya que como hemos dicho, este grupo ha conseguido dinero directamente de las propias compañías financieras sin necesidad de engañar a los clientes.

Karpensky ha denominado a la banda de hackers Carbanak, y más o menos ya sabe cómo han actuado durante estos años. Cómo hemos dichos antes, operaban directamente con los bancos. Engañaban a los trabajadores mediante correos electrónicos que permitían instalar malware en los servidores. De esta manera conseguían tener acceso a las cámaras y sabían cómo trabajaban los propios empleados.

Los hcakers acceden a casi cualquier sitio

 Transferir dinero

Así, mediante el estudio de los métodos de los empleados consiguieron transferir millones de dólares a sus propias cuentas. De hecho, en algunos casos inflaban los saldos de las cuentas para que sus dueños no se enteraran del robo de fondos. Además, Karpersky también afirma que los hackers consiguieron apoderarse de forma remota de los cajeros para así dispensar dinero en cuanto quisieran. Así, uno del grupo se acercaba a un cajero y otro desde la distancia lo manipulaba para dar dinero a su compañero.

Pero al final, como suele pasar en estos casos, les han pillado. Aunque esto demuestra que la capacidad de los hackers apenas tiene límites y que son capaces de enfrentarse a las entidades poderosas más importantes del mundo y robar el bien más preciado actualmente, el dinero en forma de dólares.

Fuente: Reuters.

Compártelo. ¡Gracias!