Fnac lanza su propio servicio musical

Escrito por Luis Torroba
Actualidad
0

La tienda francesa lanza hoy Fnac Jukebox, un servicio de música en straming que pretende competir con Spotify ofreciendo una oferta bastante interesante para todos aquellos amantes de la música. De momento este servicio solo estará disponible en el país galo y se desconoce si llegará a España algún día.

Fnac lanza hoy lunes su servicio musical en streaming. Y lo hace a lo grande, con una oferta bastante original que puede llamar la atención de los usuarios. Por solo dos euros al mes  se pueden elegir 200 álbumes para escuchar sin límite desde el ordenador. Para tener música ilimitada y sin restricciones, el usuario deberá suscribirse al servicio de 4,99€. Y para los que quieran que una de las dos modalidades también esté en el móvil, los usuarios deberán añadir 5€ más. Es decir, pagarían 7 euros y 9,99 respectivamente.

Lo que busca la tienda francesa es poder ofrecer a un precio muy pequeño una modalidad que consiga enganchar a los usuarios, que normalice el pago de la música en internet, y que, a la larga, sea rentable para ellos.

Fnac Jukebox

Sin publicidad

A diferencia de otros servicios de música en streaming, Fnac no ofrecerá ningún modelo gratuito, y por lo tanto tampoco habrá publicidad. “Esto es un prejuicio y una fuerte convicción. Queremos que los usuarios sientan el placer al escuchar música sin publicidad. Queremos que sea accesible para el mayor número de personas con nuestra oferta de 2 euros al mes “, ha dicho Frédérique Giavarini, director de estrategia de Fnac.

No es la primera vez que la firma francesa se mete en el negocio de la música en internet. Ya compitió contra iTunes en la descarga de canciones por la red, aunque al final desistió. Pero actualmente Fnac ya tiene un servicio para escuchar los discos comprados físicamente en la tienda desde internet, llamado Digicopy, por lo que parece que la apuesta de los franceses por adaptarse a un mercado que va hacía la desaparición del soporte físico, es muy fuerte.

Fuente: El Economista.

Compártelo. ¡Gracias!