Windows Phone y Android se juntan gracias a Nokia

Escrito por Luis Torroba
Android
0

Nokia ha presentado en el Mobile World Congress que se está celebrando en Barcelona tres nuevos terminales de bajo coste que unirán Windows Phone y Android, en una apuesta que puede ser muy arriesgada, pero que precisamente por ello, llama la atención. Eso sí, estos terminales no llevarán a la nube de Google ni a sus servicios.

Ya están aquí el Nokia X, el X+ y el XL. Tres terminales que llevarán en su interior elementos de Windows Phone y de Android, en un movimiento sin precedentes en la industria móvil. En cuanto a hardware no serán muy diferentes a los Lumia de gama baja, por lo que la expectación desatada solo tiene que ver con su software.

Nokia ha realizado algo similar a lo que ha hecho Amazon con sus Kindle, es decir, ha adaptado una versión de Android Open Source, la 4.1.2 a sus terminales. De esta manera, aunque el sistema operativo se parecerá mucho estéticamente a Windows Phone, este soportará aplicaciones Android sin ningún problema. Estas apps se podrán descargar de la tienda Nokia o de terceras tiendas, sin necesidad de pasar por Google Play.

Nokia X+, uno de los terminales que juntan  Android y WP

Funcionamiento

Pero como decíamos antes, ninguno de estos tres terminales llevará ningún servicio de Google, ni se podrá acceder a la nube de los de Mountain View desde ellos. De hecho, estos tendrán preinstalados los servicios de Microsoft, como Bing y One Drive, y los mapas Here de Nokia. Por ello mucha gente ha visto en este movimiento un intento por llevar a los usuarios a los servicios de Microsoft, usando como cebo el sistema operativo más famoso del mundo.

En cuanto a su funcionamiento hay que decir que estos terminales no son de gama alta. Por ejemplo, el Nokia X tiene 512 MB de RAM y 4 GB de memoria, ampliables, eso sí, mediante tarjetas microSD. Si además, a ello se le une Android 4.1.2, es decir, un sistema operativo de 2012, su funcionamiento no puede ser perfecto. De hecho The Verge ha denunciado diversos lags, y un uso bastante deficiente, además de poco intuitivo. En este caso, si Nokia hubiera apostado por la versión Kit Kat, mejor adaptada a dispositivos de gama baja, quizá los fallos habrían sido menores ya que esta utiliza un 16% menos de memoria que Jelly Bean.

De todas formas hay que decir que si Microsoft no cambia de opinión, estos terminales tendrán descendencia, por lo que en un futuro, si marcha bien la cosa, podrían ser lanzados otros modelos también en Europa occidental y Norteamérica ya que, de momento, solo están destinados a mercados emergentes.

Los de Redmond, ante este extraño movimiento de Nokia, solo han dicho que los finlandeses a veces “hacen cosas con lo que estamos más entusiasmados y otras veces hacen cosas con las que no estamos tan entusiasmados”, en lo que puede ser una pequeña queja hacia una empresa que todavía no es oficialmente suya, aunque lo será dentro de poco. Solo nos queda estar atentos para saber si en el futuro Microsoft da permiso a Nokia para seguir con este proyecto.

Compártelo. ¡Gracias!