OpenEmu, un emulador de juegos clásicos para Mac

Escrito por Luis Torroba
Juegos
2

Si te encantan los emuladores de consolas clásicas y tienes un Mac, OpenEmu no puede faltar en tu ordenador. Este programa hará las delicias de aquellos que siguen jugando a los juegos de la Nintendo, de la Game Boy o de la Sega Master System, ya que además, su sencilla interfaz lo hace verdaderamente único respecto al resto de emuladores que existen actualmente.

Obviamente ya hay muchos emuladores disponibles en la red. Pero la gran mayoría tienen orígenes piratas y eso se nota en su interfaz y en sus complicados sistemas de juego. Además, si quieres jugar a distintas consolas, tienes que tener distintos emuladores. Ahora todo esto cambia con OpenEmu, el emulador definitivo ya disponible para los Mac.

Con una interfaz muy parecida a la de iTunes, OpenEmu te permitirá recordar tiempos pasados tuvieras las consolas que tuvieras, ya que se puede jugar a prácticamente a todas. Podrás tener al alcance nada y nada menos que 12 sistemas diferentes. De hecho, la interfaz soporta juegos de la NES, la SNES, la Genesis, la Sega 32X, la Sega Master System y la TurboGrafx-16. Además, también podrás jugar a consolas portátiles como la Game Boy, la Game Boy Advance, Nintendo DS, Game Gear, NeoGeo Pocket e incluso el Virtual Boy.

Interfaz de OpenEmu

Próximamente más consolas

Una de las mejoras cosas que tiene OpenEmu es que es de código abierto, por lo que no puede más que mejorar con el paso del tiempo. De hecho, es solo cuestión de meses que se pueda jugar a consolas como la PlayStation,  la Nintendo 64, la Atari 2600, e incluso la PSP. Además, la facilidad para conectar los mandos al MacBook mediante USB o bluetooth, hacen que no sea necesario descargarse controladores de juegos para PC.

Eso sí, conviene señalar que el equipo de OpenEmu no escribió el código que permite jugar a estos juegos sino que utiliza los núcleos de los emuladores ya existentes. Si quieres descargarte el emulador OpenEmu para tu Mac solo tienes que pinchar aquí.

Fuente: The Verge.

Compártelo. ¡Gracias!