La tragedia de Filipinas, nuevo gancho para el phishing

Escrito por Rubén Velasco
Actualidad
0

Como es habitual, cada vez que ocurre una tragedia en el mundo, los ciberdelincuentes suelen aprovecharla para sacar provecho de ella. Ha ocurrido en ocasiones anteriores como cuando un tren descarriló en Santiago y, en esta ocasión, ha vuelto a ocurrir con Filipinas. Algunos usuarios de correo electrónico informan de que están recibiendo mensajes de correo fraudulentos en los que se pide una donación para ayudar a dicho país pero que nunca llega a ayudar a los ciudadanos.

Todos los usuarios pueden ser vulnerables a este tipo de estafas ya que los mensajes se envían a través de listas de correo electrónico que se han conseguido a través de ataques a bases de datos de diferentes plataformas, a través de internet o que, simplemente, algunas páginas web las venden con fines publicitarios o de ataques informáticos.

Por el momento los correos llegan en inglés, aunque es muy probable que en las próximas horas o días aparezcan también en español y en muchos otros idiomas. Los mensajes fraudulentos tienen una apariencia similar a la siguiente:

correo-fraudulento-tragedia-tifon-filipinas

La forma de reconocer estos correos es, en primer lugar, analizar la dirección de correo de origen. Normalmente suelen venir de direcciones sospechosas que no tienen nada que ver con una ONG ni ninguna organización. También suelen venir con un formato bastante extraño (incluso como texto plano) y, en ocasiones, mal escrito.

Desde SoftZone recomendamos a las personas que quieran ayudar a los afectados por el tifón de Filipinas que lo hagan desde una fuente de confianza (una ONG que trabaje para Filipinas en estos momentos, enviar un SMS a un servicio de confianza como canales de televisión, operadores móviles, etc) y que eviten, en todo lo posible, enviar las ayudas a través de internet ya que, la mayoría de las veces, se trata de ciberdelincuentes que buscan obtener dinero a costa de las desgracias ajenas y que si se les envía dinero, se quedarán con él.

Fuente: Inteco

Compártelo. ¡Gracias!