Google está desarrollando su propia consola Android

Escrito por Luis Torroba
Android
0

Los de Mountain View quieren convertirse en la primera empresa tecnológica convergente del mundo. Ellos imaginan una sociedad donde todos los aparatos que se usen lleven su sistema operativo Android. De momento estamos lejos de ver ese momento, pero Google ya planea lanzar una consola de videojuegos Android y un reloj inteligente.

Visto el éxito de la consola Ouya, que ya se ha empezado a vender por 99 dólares, agotándose todas las unidades el primer día, y que funciona con Android, Google, según The Wall Street Journal, estaría desarrollando su propia consola de videojuegos.

Y es que en Google, parece que ya empiezan a apostar fuerte por crear hardware y no solo software, como viene sucediendo hasta ahora. Empezaron ya hace tiempo con los Nexus, pero de momento, estos solo se pueden considerar una excepción de la regla. Sin embargo, las Google Glass lo han confirmado, y los rumores que apuntan a una consola y a un reloj inteligente afirman que los tiempos de ser la empresa dominante de los buscadores y los sistemas operativos móviles han acabado. Ahora quieren tocar y dominar todos los palos tecnológicos.

No quieren volver a ir detrás de Apple

Según el periódico estadounidense Apple también estaría preparando una plataforma de juegos para Apple TV y a Google no le gustaría que se volviera a repetir lo que pasó con el iPhone y el iPad. Es decir, no quieren que los de Cupertino vuelvan a ser los primeros en sacar un producto revolucionario y que sea Google la que tiene que correr detrás.

Es por ello que también están en negociaciones con HP para sacar al mercado portátiles que funcionen con la nueva versión de Android, Key Lime Pie y así también plantar cara a Microsoft y sus nuevas Surfaces.

Todo ello parece ser que no será inminente, como tampoco lo será el reloj inteligente que también está en proceso y que se conectaría por bluetooth a los teléfonos móviles y no se espera ninguno de estos productos hasta el año 2014. Lo que sí parece definitivo es el cambio de dirección que ha dado Google en los últimos tiempos, intentando dejar de depender de su buscador, de YouTube y de los smartphones.

Compártelo. ¡Gracias!