Google quiere ser más transparente

Escrito por Luis Torroba
0

Parece ser que Google quiere ir de frente en relación al escándalo que ha salido a la luz estos días. Desde que PRISM, el programa de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA por sus siglas en ingles), fue descubierto por The Guardian y The Washington Post, todas las compañías afectadas han dado datos generales de las peticiones cursadas por el Gobierno para revelar información privada de los usuarios. Pero Google quiere ir más allá y ser la primera en separar las peticiones para procesos penales ordinarios y las peticiones relacionadas con la seguridad nacional y la ley FISA.

“La reputación y el negocio de Google han sido dañados por informes falsos o confusos en los Medios y los usuarios de Google están preocupados por las alegaciones“, asegura el abogado de la firma, Albert Gidari. “Google debe responder a esas afirmaciones con más que generalidades. Además, se trata de temas de un peso e importancia significativos, y la transparencia es clave para avanzar en el debate público de forma profunda y democrática”. Así ha defendido Google su postura en una carta enviada al gobierno estadounidense, donde se desmarca de la política seguida por Facebook, Microsoft y Yahoo! que ha sido la de dar datos generales sobre las peticiones de la NSA.

NSA

 Se acoge a la Primera Enmienda

Para ello, los de Mountain View se han visto obligados acogerse a la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos que, según la firma, da el derecho a publicar cifras generales de peticiones. Es decir, Google no va a dar cifras exactas, de hecho lo normal es darlos en intervalos de 1.000 como han hecho todas, pero sí va a separar cuales son peticiones para realizar procesos penales ordinarios y cuales tienen que ver con la seguridad nacional, es decir con la ley FISA (Foreign Intelligence and Surveillance Amendments Act), aprobada por el presidente Carter en 1978.

Hay que recordar que esta enmienda otorga a Estados Unidos un poder de vigilancia masiva específicamente dirigida a los datos de personas no estadounidenses ubicadas fuera del país que utilicen servicios en la nube.

Así que no queda otra que felicitar a Google por intentar dar una información que otras compañías se han negado a facilitar. Veremos si al final algún día llegamos a saber el porqué de este espionaje masivo de las grandes compañías tecnológicas, aunque supongo que eso será casi imposible.

Fuente: The Verge.

Compártelo. ¡Gracias!