El Congreso de EEUU pregunta a Google sobre sus gafas

Escrito por Luis Torroba
0

Las Google Glass siguen estando de actualidad y eso que todavía no han salido a la venta. Ahora es el Congreso de los Estados Unidos quien está muy interesado en saber cómo funcionan las gafas y qué medidas tomará Google para evitar infringir algunas leyes en relación a la privacidad de las personas. Para ello ha enviado un cuestionario al propio CEO de la compañía de Mountain View, Larry Page.

El Congreso de los Estados Unidos está muy preocupado con la posibilidad de que las nuevas gafas de Google permitan realizar actividades ilegales a sus usuarios. O por lo menos eso se desprende del escrito que han mandado ocho congresistas al CEO de Google, Larry Page. En él se pueden leer preguntas las cuales en muchas ocasiones son obvias, o se pueden encontrar en el mismo buscador de Google. Si queréis leer el escrito que los congresistas han mandado a Larry Page únicamente tenéis que pinchar aquí.

Como se puede observar algunas preguntas ya han sido incluso contestadas en público. Por ejemplo, a la pregunta de si Google tenía intención de utilizar la tecnología de reconocimiento facial, desde Mountain View ya han respondido que, de momento, queda totalmente descartado su uso en las gafas, aunque la tecnología para hacerlo la tienen.

Otras preguntas como, ¿ha considerado Google hacer mejoras en su política de privacidad?, son tan obvias que las podrían haber eliminado. Google ha dicho repetidamente que siempre intenta mejorar su política de privacidad, aunque, también obviamente, no siempre lo consigue.

Las Google Glass generan dudas sobre la privacidad

La tecnología siempre ha sido sospechosa

Evidentemente, es lógico y normal que el gobierno de cualquier país se preocupe ante cualquier tecnología que, puesta al alcance de algunas personas, pueda llegar a resultar peligrosa. De hecho, Teddy Roosvelt prohibió el uso de cámaras Kodak en los parques de Washington.

Pero también es cierto que las Google Glass todavía no han salido a la venta y por lo tanto, cubrir con el velo de la duda un producto que poca gente ha probado todavía también es injusto. Y más teniendo en cuenta que no es más que un avance de lo que ya tenemos, es decir, poder grabar videos y hacer fotos con instrumentos cada vez más pequeños.

A esto hay que añadir otra pregunta más a aquellos que prejuzgan el funcionamiento de las Google Glass. ¿Por poder realizar actividades ilegales con ellas son peligrosas y no deberían estar permitidas? En ese caso también se deberían prohibir los cuchillos, los productos químicos y los coches que corran a más de 120 km/h, además de muchos otros productos.

Compártelo. ¡Gracias!